En paro por el clima


Gessen-GretaThunberg

Greta Thunberg’s protest outside of Sweden’s parliament building has made climate change a topic of that country’s daily conversation. Photograph by Anders Hellberg. The New Yorker.

Greta Thunberg

El verano pasado, el científico del clima Johan Rockström y otras personas escribieron que tenemos como máximo tres años para revertir el crecimiento en las emisiones de gases de efecto invernadero si vamos a alcanzar los objetivos establecidos en el acuerdo de París.

Ha pasado más de un año y dos meses, y en ese tiempo muchos otros científicos han dicho lo mismo y muchas cosas han empeorado y las emisiones de gases de efecto invernadero continúan aumentando. Así que quizás tengamos incluso menos tiempo que el año y diez meses que Johan Rockström dijo que nos queda.

Si la gente supiera esto, no tendrían que preguntarme por qué me apasiona tanto el cambio climático.

Si la gente supiera que los científicos dicen que tenemos un cinco por ciento de posibilidades de alcanzar el objetivo de París, y si la gente supiera qué escenario de pesadilla enfrentaremos si no mantenemos el calentamiento global por debajo de 2 ° C, no tendrían que hacerlo. Pregúntame por qué estoy en huelga escolar fuera del parlamento.

Porque si todos supieran lo grave de la situación y lo poco que se está haciendo, todos se sentarían a nuestro lado.

En Suecia, vivimos nuestras vidas como si tuviéramos los recursos de 4.2 planetas. Nuestra huella de carbono es una de las diez peores del mundo. Esto significa que Suecia roba 3,2 años de recursos naturales de las generaciones futuras cada año. Quienes formamos parte de estas generaciones futuras nos gustaría que Suecia dejara de hacer eso.

Ahora mismo.

Este no es un texto político. Nuestra huelga escolar no tiene nada que ver con la política de partido.

Porque el clima y la biosfera no se preocupan por nuestra política y nuestras palabras vacías por un solo segundo.

Sólo les importa lo que realmente hacemos.

Este es un grito de ayuda.


The Fifteen-Year-Old Climate Activist Who Is Demanding a New Kind of Politics

By Masha Gessen
The New Yorker, October 2, 2018

Sometimes the world makes so little sense that the only thing to do is engage in civil disobedience—even in a country as attached to its rules and regulations as Sweden is. Fifteen-year-old Greta Thunberg has been protesting for more than a month. Before the country’s parliamentary election on September 9th, she went on strike and sat on the steps of the parliament building, in Stockholm, every day during school hours for three weeks. Since the election, she has returned to school for four days a week; she now spends her Fridays on the steps of parliament. She is demanding that the government undertake a radical response to climate change. She told me that a number of members of parliament have come out to the steps to express support for her position, although every one of them has said that she should really be at school. Her parents think so, too, she said—that she should really go to school, though she is right to protest.

Read more

 

Comentar

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.