Roberto Pedraza Ruiz


Liquidambares renaciendo

ROBERTO PEDRAZA RUIZ
Liquidámbares renaciendo. Con la llegada de la primavera, los liquidámbares vuelven a vestir de verde a los bosques de niebla.

Sierra Gorda, Arca de Vida

Por Esther Díaz Pérez

A los nueve años dejó de ser un niño acomodado de una ciudad mexicana y se convirtió en un joven que aprendió a vivir en una casa de madera y sin luz en las entrañas de un bosque de niebla. Su destino daba entonces un giro que lo convertiría, años más tarde y de manera autodidacta, en uno de los mejores fotógrafos de naturaleza de México.

Roberto Pedraza Ruiz nació en 1975 en Querétaro. Su madre era maestra de una escuela bilingüe y violinista profesional y su padre dirigía un despacho de contaduría pública. Pese a su buena posición social, decidieron dejarlo todo y comenzar una nueva vida en medio de la naturaleza. La Sierra Gorda de Querétaro, que forma parte de la Sierra Madre Oriental, sería el destino natural a donde retornaría esta familia. Al fin y al cabo el padre, y tres generaciones antes que él, habían nacido en esa tierra.

Sus padres le educaron a él y a su hermano menor en casa, y cuando pasaba cortos periodos de tiempo en la ciudad, tenía algunos profesores particulares. Además, aprendió oficios de antaño, a tocar el violín y a ser un completo naturalista.

La fuerte biofilia de Roberto comenzó a sentirse desde temprano. Cuando en 1989 sus padres decidieron formar Grupo Ecológico Sierra Gorda para salvaguardar la increíble diversidad biológica del tercio norte del Estado de Querétaro, él se involucró de lleno. Años más tarde, la organización conseguiría que se estableciera la Reserva de la Biosfera Sierra Gorda, la única hasta el momento en México creada por petición de la sociedad civil.

Hoy en día, Roberto es Jefe del Programa de Tierras para la Conservación, proyecto gracias al cual existe una Red de Reservas Naturales Privadas dentro de la Reserva. Aunque puede sonar paradógico, se trata de un mecanismo altamente efectivo en países donde las áreas naturales protegidas no cuentan con presupuesto ni personal suficiente para ser vigiladas y mantenidas. En estos terrenos privados, particularmente bosques de niebla y templados, habitan ahora sin temor a ser aniquilados especies como el puma y el jaguar. Y Roberto, que conoce íntimamente estos lugares, ha descubierto nuevas especies para la ciencia. Hoy, incluso, la Magnolia pedrazae lleva su apellido.

“Tengo el inmenso honor de conocer la locación de perchas favoritas de las guacamayas en medio de un cañón, los pasos preferidos de los jaguares y el ciclo de vida de ecosistemas y especies locales”, dice.

Éstos y otros espacios son los que sirven de inspiración al artista. Aunque la fotografía le atraía desde antes, el uso de químicos en el proceso de revelado convencional le había mantenido a la espera de que algo menos contaminante llegara al mercado. Con la revolución de las cámaras digitales, llegó el turno de mostrarle al mundo la belleza de su territorio.

Así, su labor como conservacionista se ha convertido en su proyecto de vida. Y siempre que sale a campo en tareas de reconocimiento o vigilancia, e independientemente de lo escarpado e inaccesible del lugar, carga consigo su equipo fotográfico.

Con sus exposiciones y publicaciones, Roberto Pedraza intenta educar y concienciar para que un amplio público actúe para no perder las maravillas naturales existentes en el Planeta. Antes, aclara siempre, de que sus imágenes se conviertan en piezas de museo sobre especies y ecosistemas extintos.

ROBERTO PEDRAZA RUIZSierra invernal. Al ocaso, las formas de pinos y coníferas se delinean en las crestas más altas de la Sierra Gorda

ROBERTO PEDRAZA RUIZ
Sierra invernal. Al ocaso, las formas de pinos y coníferas se delinean en las crestas más altas de la Sierra Gorda.

 

ROBERTO PEDRAZA RUIZEnano rey. El zumbador enano, endémico a México, es la segunda ave más pequeña del mundo. À pesar de su minúsculo tamaño, estos pájaros son fáciles de fotografiar porque, año tras año, defienden sus territórios de otras aves. Al de la imagen lo he fotografiado por cuatro años consecutivos en las mismas perchas. Son las relaciones que uno va forjando en estos montes.

ROBERTO PEDRAZA RUIZ
Enano rey. El zumbador enano, endémico a México, es la segunda ave más pequeña del mundo. À pesar de su minúsculo tamaño, estos pájaros son fáciles de fotografiar porque, año tras año, defienden sus territórios de otras aves. Al de la imagen lo he fotografiado por cuatro años consecutivos en las mismas perchas. Son las relaciones que uno va forjando en estos montes.

ROBERTO PEDRAZA RUIZCorrecaminos. Hijos del desierto y hábiles cazadores, los correcaminos se encuentran perfectamente integrados a su ecosistema.

ROBERTO PEDRAZA RUIZ
Correcaminos. Hijos del desierto y hábiles cazadores, los correcaminos se encuentran perfectamente integrados a su ecosistema.

ROBERTO PEDRAZA RUIZMi protegida. El margay, una especie en peligro de extinción, es el felino más pequeño de México. A este ejemplar lo rescaté del cazador furtivo que le arrancó a su madre y, traz una crianza en la que se convirtió en una excelente cazadora, la liberté en una de las reservas que protegemos. Este fue el último momento en que la vi antes de que desapareciera entre el follaje.

ROBERTO PEDRAZA RUIZ
Mi protegida. El margay, una especie en peligro de extinción, es el felino más pequeño de México. A este ejemplar lo rescaté del cazador furtivo que le arrancó a su madre y, traz una crianza en la que se convirtió en una excelente cazadora, la liberté en una de las reservas que protegemos. Este fue el último momento en que la vi antes de que desapareciera entre el follaje.

ROBERTO PEDRAZA RUIZMensaje en la mirada. Alcanzado por un vehículo, la luz de apagaba en los ojos de este hermoso cachorro de puma. La policía local me llamó para que ayudara a capturalo y brindarle atención médica. Mientras yo llegaba al sitio, los agentes cuidaban para que otro vehículo no lo golpeara de nuevo. Al final, sus lesiones eran tan severas que hubo que dormirlo.

ROBERTO PEDRAZA RUIZ
Mensaje en la mirada. Alcanzado por un vehículo, la luz se apagaba en los ojos de este hermoso cachorro de puma. La policía local me llamó para que ayudara a capturarlo y brindarle atención médica. Mientras yo llegaba al sitio, los agentes cuidaban para que otro vehículo no lo golpeara de nuevo. Al final, sus lesiones eran tan severas que hubo que dormirlo.

ROBERTO PEDRAZA RUIZViejos amigos. Con raíces enlazadas por cientos de años, sabinos antiguos dan cobijo a las tranquilas aguas del río Jalpan, en la Sierra Gorda.

ROBERTO PEDRAZA RUIZ
Viejos amigos. Con raíces enlazadas por cientos de años, sabinos antiguos dan cobijo a las tranquilas aguas del río Jalpan, en la Sierra Gorda.

Comentar

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.